Cuento Michael Ende “Liri Loré Willi Porqué”

Lilí Lolé Willi Porqué.

Una divertida y disparatada historia

para los pequeños preguntones.

 

Al tio Eduardo ya entrado en elos

pregunta Willi: “Oye, ¿por qué

tan larga barba de color blanco

te has dejado, tio, crecer?”.

“Pues porque algo peinarme quiero”,

sin enfadarse contesta el tio,

“que en la cabeza me falta el pelo

y tengo el peine de cuerno fino.”

Y Willi piensa: “Quizá me cuente,

si le pregunto, más cosas de él”.

“¿Y por qué tienes”, pregunta alegre,

tan fino peine? ¿De dónde es?”.

“Siete payasos a mi vinieron

y el fino peine me regalaron.

Es lo que Lola”, triste dijeron

“como recuerdo nos ha dejado”

Y los payasos, amargamente,

se lamentaban: la pobre niña

se había esfumado tan de repente

que ya nunca más verla podían.

Pregunta Willi muy sorprendido

y ojos abiertos de par en par

que dónde Lola se había metido,

por que de pronto no estaba ya.

“Hacía una bella función de magia

cuidando mucho lo que decía,

pero un mál día, ¡Ay que desgracia!

evaporarse se hizo a si misma.

A punto justod e hacer su truco

a los bomberos pitar oyó;

tan cerca estaba, llevó tal susto,

que de fórmula se equivocó.”

Willi al oirlo quedó perplejo

y le pregunta muy asombrado:

“¿Por qué habían ido alli los bomberos?

¿Es que se estaba quemando algo?”

“¡Diez coches, gruas mangeras mil

y el cuerpo entero de bomberos

corriendo iban alla y aquí,

arriba y abajo, fuera y dentro!

Tomándo el té había tres damas

y de repente se desmayaros.

Alguien al verlas fué y dio la alarma.

¡Tal fue la causa de aquel tinglado!”

“¡Que den alarma sólo por eso!

se estraña Willi “¡Vaya idiotez!”

Tras reírse pregunta luego

“¿Se desmayaron? ¿Y por qué fue?”.

Michael Ende con este cuento ( primera parte ) nos narra la inquietud y la curiosidad de los niños, algo tan preciado y en ocasiones para algunos padres tan desesperante. Con gran imaginación Ende nos hace volar entre payasos, bomberos, sonrisas de Willi e un imaginario precioso para los más pequeños. Aquí la primera parte, la segunda mañana la tendran.

Dulces sueños y sed felices.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *