Fuerza de voluntad

motiva1_590

La fuerza de voluntad es la capacidad para llevar a cabo un propósito que nos hemos puesto a nosotros mismos. Correcto. Como decimos es un propósito que nos ponemos los adultos a nosotros mismo y de hecho, no hay que mentirse, a menudo puede llegar a costar pues la disciplina en ocasiones con algún que otro tema, que nos es difícil, puede llegar a flaquear.

Bien, como decimos, es un propósito de algo a cambiar o a realizar en nuestra vida.

¿Como queremos que el niño o la niña tenga fuerza de voluntad con algo que no es su propósito y no ha decidido él mismo? Con algo que no entiende o no le gusta como es hacer los deberes, por poner un ejemplo que suele ser el más común o no comer golosinas… 🙂

Principalmente hay que entender al niño o niña desde un todo, desde su estado de ánimo, su situación, su momento y como se encuentra para realizar esfuerzos.

Por ello, tras leer algunos artículos, he decidido hacer un llamamiento a la motivación de los nñ@s con aquello que debe un merecido esfuerzo. Cuando somos niños queremos jugar, bailar, pintar, desarrollar nuestro contacto físico con otros niñ@s, observar y hacer cantidad de cosas maravillosas desde el punto del desarrollo psicoemocional. Cuando algo es impuesto sin lugar a entendimiento y desde la negación o la amenaza :

“Sino haces los deberes, sino estudias no vas a ser nada.” nunca funciona.

Sólo genera frustración por ellos es importante que recordemos que los niñ@s son niñ@s y necesitan estar motivados; que les guste lo que hacen y encuentren su disfrute en ello. Y ahí reside un gran trabajo de las personas adultas que tienen cerca. Generar siempre confianza en el niño o niña; un persona confiada se siente capaz de lo que sea, y eso ya es una motivación por si sola.

Intentar reducir palabras negativas como “yo no se” “Yo no puedo” . Hay que enseñar a los niños a utilizar bien el lenguaje para ellos mismos, con cariño con lo que nos decimos.

“Eres capaz de lo que quieras”.

Es muy importante también que vean el ejemplo en ti, porque siempre van a tender a imitarte y van a ser un reflejo tuyo y tu relación con tus qué aceres. Si ven que tu lo haces con placer y gusto ellos también lo harán y estarán encantados. La relación con sus “deberes” será directamente la que tengas tú con los tuyos, como decimos.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *