Habilidades sociales

habilidades_460

Las habilidades sociales son aquellos aspectos de comunicación, a la hora de resolver un problema, toma de decisiones, de “autogestionarse” uno mismo lo que le va sucediendo, y las relaciones entre iguales habilidades que permiten iniciar, construir y mantener relaciones sociales positivas con los demás. Los déficits o excesos en el comportamiento social interfieren con la amistad, las relaciones entre adultos y niños, el aprendizaje, la enseñanza y la orquestación y el clima del aula. Uno de la competencia social está vinculada a igual aceptación, aceptación del maestro, el éxito de los esfuerzos de integración de los estudiantes con discapacidades, y el éxito escolar posterior.

Bien, todos sabemos ya lo que esto significa y todos lo hemos vivido. Y es que nuestra relación con los demás y con nosotros mismo en éste ámbito, ya que somos seres sociales, nos condiciona. Y un trauma mal canalizado puede hacer mella en nosotros por mucho tiempo; por ello esta parte del niñ@ tiene que estar muy sostenida por sus personas adultas cercanas.

Primero veamos las habilidades sociales básicas para entender mejor lo que abarca nuestro término:

- Autocontrol

- Comunicación

- Apego

- Empatía

- Asertividad

- Cooperación

- Resolución de conflictos

- Comprensión de situaciones

Todos estos valores o factores son capacidades del niño o la niña para enfrentar una situación con la mayor destreza posible. Sin dañar a nadie, sin hacerse daño a si mismos o tomándose algo demasiado personal. Y por último sin ser excesivamente insensibles con las situaciones del otro, etc

Veamos cómo desarrollar o conducir las habilidades sociales de la manera más sana posible para conseguir que los peques puedan tener una vida plena. En ese sentido sin traumas, ni se sientan solos ante tantos retos, aprendizajes o constantes encuentros con otros niño@s en el cole o fuera de él.

En primer lugar es generar una buena autoestima en el niño, siempre con una idea de ellos mismo positiva sin elogiar de forma extrapolada al niñ@ porque no tienen ni un pelo de tontos.

No olvidemos que es necesario que aprendan a analizar el conflicto sin hacerse causantes del mismo, nada de culpas, ni castigos consigo mismo (esto no podrían quitárselo nunca o les costaría mucho trabajo después);  no hacerles culpables y enseñarles a que no se lo hagan ellos mismos sino que sea críticos con lo que ha pasado e intenten arreglarlo ellos solitos, sin dramatizar demasiado. Obviamente, para alcanzar una visión crítica tienen que aprender a escuchar (empatía) al otro y a sí mismo (valorarse y valorar al otro).

Por supuesto cuantas más relaciones tengan de diferentes tipos más ricos en esta habilidad serán; fomenta el trabajo en grupo, en equipo que estén implicados en algo, jugando y disfrutando les facilita y se hace innato el relacionarnos.

Esperamos que os sea de mucha ayuda con los peques.

Mucho amor, cuidado y paciencia con ellos.