Terrores nocturnos

temores_590

Los terrores nocturnos son una fase del sueño que no corresponde a la primera fase, llamada REM de movimientos oculares muy rápidos, dónde aparecen los sueños y pesadillas. El terror nocturno aparece entre una fase de sueño y otra, en fase de sueño no REM, y podríamos llamarla una subida de pánico entre un sueño y otro. Los niños y no tan niños sufren mucho estos síntomas cuando están sometidos a mucho estrés, o han cambiado de casa, o de colegio y tienen “preocupaciones” o mal estar que no debería tener un niño. Suelen darse dos o tres horas tras haber conciliado el placentero sueño.

Al día siguiente el niñ@ no recordará nada pues a diferencia de al despertarse de una pesadilla; pues el terror nocturno no permite el estado de consciencia, esto no quiere decir que el niñ@ no se mueva; pues moverá el cuerpo incluso con movimientos bruscos.

¿Qué hacer?

– Lo primero es no preocuparse pues son episodios que pasan muchos niños y el niño no sufre; son fases de su sueño y su crecimiento inconsciente.

– No intentar despertar al peque. Quizá incluso tenga los ojos abiertos pero esta dormido.

– Acercarse al niñ@ y estar con ellos controlando que de uno de los movimientos no se hagan daño con la cama o la pared.

– Permanecer con ellos hasta que pase el episodio que sólo son unos diez minutos o menos; depende del niñ@.

– Dejar que continúe su sueño tranquilos de que no va a suceder más.

 

¿Cómo evitar el terror nocturno?

– Alivianar cualquier estrés que esté sufriendo el niñ@ y si necesita cambiar algo cámbienlo.

– No dejar que vaya a la cama demasiado cansado.

– Inventar un bonito y rutinario ritual para irse a dormir; que vea el ir a la cama como algo placentero. Viajar hacia los sueños.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *