Tragasueños Michael Ende

“En Raposolandia dormir es lo más importante para todos sus habitantes. Y esta razón es por la que el país se denomina de esta manera, lo que más les importa, sin embargo, no es que pueda dormir muchas veces o mucho tiempo sino que uno pueda dormir bien, que no es lo mismo. El que puede dormir bien – piensan los reposolandeses – es amable de carácter y despierto de mente. Y por eso eligen por rey al que mejor pueda dormir.

Hubo una vez y un rey una reina que tuvieron una hija que llamaron Biendormidita. Ése bonito nombre, y la pequeña Princesa también era una bonita niña: todo el que la había visto alguna vez así lo reconocía. Vivía con sus padres en el palacio de los sueños y dormía en una enorme cama con dosel blanca como la leche. Aun así, la pequeña Biendormidita por las noches nunca se quería ir a la cama y siempre estaba venga a inventar porqués para no irse a la camita. Realmente, lo que ocurría era que le daba pavor dormirse. ¿Y por que le daba tanto miedo? Y era porque lo pasaba muy mal por la noches con pesadillas desagradables.. Eso para la gente mayor ya es malo, pero para los pequeños es todavía mucho mejor, y más aun para una pequeña princesa que se llamaba Biendormidita y que vivía en Reposolandia. 

– ¡ Es una vergüenza !- Decía le gente sacudiendo gravemente la cabeza. 

El rey y la reina cada día estaban más afligidos y por ello ellos tampoco llegaban a dormir como era debido. Y la pequeña princesita se estaba poniendo cada vez más pálida y más flaca.

– Pero ¿ Que podemos hacer? – Suspiraba la reina – . Solo podemos confiar en lo esos malos sueños no vuelvan jamás. Pero si que volvían, una y otra vez sin cesar. El rey, entonces, hizo venir a todos los doctores y maestros del país. Se colocaron al rededor de una enorme cama de la pequeña princesita y hablaron en latín y le recetaron un  montón de medicinas.”

Este es un extracto del cuento de Michael Ende, Tragasueños. Unos de nuestros cuentos infantiles favoritos para poneros a miel en los labios y no dejéis de leerlo.

Dulces Sueños y buena lectura pequeños y pequeñas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *